dai volontari in evidenza

¡El invierno ha terminado en todos los sentidos!

Por: Saul Olvera

Es una cosa obvia que por estos días, podemos decir que, de hecho, el invierno se acabó. La primavera arrivó con un día agradable, cálido y soleado, donde se puede ver a la gente sonriendo casi todo el tiempo, salir con atuendos coloridos y todo parece realmente brillante. Aves cantando, flores creciendo y haciendo que los campos sean hermosos de nuevo. Si necesitas nombrar un lugar para ejemplificar uno de los panoramas más bellos rodeados de montañas y flores, está aquí: Austria.

Me preguntaba en un punto si la gente de aquí está acostumbrada al clima frío real o las largas temporadas de invierno, porque seguro, para un mexicano que nunca ha sentido esto, debería ser muy difícil. Es difícil no ver colores, recibir menos horas de sol y por qué no decilor, la ausencia o falta de calidez humana.

Después de una serie de eventos desafortunados -el último-bien mencionado-, la luz tenía que llegar. Es un dicho común: después de la tormenta, llega la calma. O varias versiones para decir que, de hecho, después de un período de tiempo, llega otro, y suena tan fácil y obvio como decirlo, pero vivirlo es lo más difícil. Pero cuando te das cuenta de que ese período ha terminado y que no has muerto, te sientes más fuerte. Te sientes más vivo y con nuevas motivaciones, diferentes enfoques y puntos de vista estallan como fondos de flores.

En mi vida diaria necesito ayudar en la logística de los eventos que se desarrollan en der Bäckerei, por ejemplo, una sesión de micrófono abierto, un concierto, una obra de teatro, talleres, etc. Eso me mantiene con vida, porque todo el tiempo tener la oportunidad de conocer gente nueva y tener un enfoque de la forma de vida de la audiencia de cultura alternativa / artes en Innsbruck. Por lo tanto, mi círculo de amigos ha crecido y se ha desarrollado de una manera divertida. Sin embargo, necesito cuidar mi tiempo: trabajo y vida personal. Normalmente esto es muy variado, incluso más en lugares como este, porque te gusta lo que haces y, al mismo tiempo, lo usas normalmente para divertirte. Entonces, ¿cuándo vas a estar en otro entorno? Creo que es saludable para la mente intentar encontrar diferentes espacios para ti. Y eso es algo que me sucedió a mí.
Probablemente esa fue una de las razones por las que en un momento me sentí en un largo invierno en mi vida. Un círculo cerrado de rutina, aunque es imposible sentirse así en un lugar libre como este. Lo habría llamado así: la insoportable rutina de la libertad (aunque parezca una paradoja). Esta libertad debe tomarse en serio para organizar tu vida, de lo contrario te tomaría repetir cosas que crees que podrías necesitar, incluso si no lo haces.

Con el clima llegó algo grandioso: la posibilidad de pasar tiempo al aire libre, en una silla, cerca del río y disfrutar de la vista, mientras tanto, almuerza y ​​toma una bebida fresca. Probablemente eso te hace sentir en otro entorno fuera de tu vida diaria normal. Y te da fuerza, frescura, disposición.

Todavía estoy tratando de mantener el equilibrio de las horas de trabajo y el exterior irreal (para ejemplificar la belleza de la vista) de la vida. El invierno no está nada mal, pero realmente me gusta la primavera un poco más, soy el chico del clima tropical. Sin embargo, fue realmente una buena experiencia sentir la frialdad y la oscuridad en un período y luego agradecer lo que viene después, podría hacerte sentir agradecido por situaciones en las que nunca hubieras pensado en ello.

¡Sigamos así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *